Categorías
Entrevista de trabajo

Tendencias en 2024 para trabajar en un despacho de abogados

La abogacía es una de las profesiones que exige a quienes quieran dedicarse a su ejercicio a renovarse constantemente para adaptarse a los cambios legales que se producen, cada vez con más rapidez, para dar solución a las nuevas demandas de las empresas y de la sociedad en su conjunto.  Palabras como inteligencia artificial, tecnología, nertworking o marketing son algunas de las palabras que más se repiten en la actualidad y que también marcan las últimas tendencias en el ejercicio profesional de la abogacía. En My Personal Way te contamos por qué debes mencionarlas en tu carta de presentación si te postulas a una pasantía o tienes previsto realizar próximamente una entrevista de trabajo en un despacho de abogados. 

Especialización jurídica

El nivel de competitividad en el sector legal es cada vez más elevado por lo que destacar exige ofrecer unos servicios jurídicos altamente especializados en ámbitos muy concretos. La especialización jurídica es hoy el factor crucial para diferenciarse de la competencia ya que permite ofrecer a los clientes un asesoramiento legal más profundo y solvente en la resolución de cualquier consulta sobre materias jurídicas muy específicas.  

Servicios jurídicos multidisciplinares

La integración de perfiles altamente especializados en despachos de abogados favorece la creación de equipos jurídicos capaces de abordar los asuntos más complejos desde distintas perspectivas. De ahí que la oferta actual de servicios jurídicos multidisciplinares sea otra de las tendencias recientes con mayor proyección, dada su idoneidad para resolver cuestiones legales en las que intervienen distintas ramas del Derecho.

In-house

Otra tendencia reciente, sobre todo en el ámbito de medianas y grandes empresas, es la contratación directa de abogados para integrarlos en sus plantillas, en vez de recurrir a despachos externos. En este caso, será importante demostrar la capacidad para trabajar en entornos internacionales debido a la globalización actual del mercado. 

Valores deontológicos

Los valores deontológicos de la abogacía son una tendencia que nunca pasará de moda. La piedra angular de toda relación abogado-cliente se fundamenta en la confianza, además de su cimentación sobre otros valores esenciales como son la objetividad e independencia, la integridad, la ética profesional y el deber de confidencialidad. Trabajar en un despacho de abogados implica asumir estos valores y llevarlos a la práctica con la máxima responsabilidad respecto a los clientes y a los demás profesionales de la abogacía. 

Legaltech

Las nuevas tecnologías están irrumpiendo con fuerza en el sector legal transformando el trabajo diario de los abogados que apuestan por la innovación. En efecto, el empleo de la tecnología en el ámbito jurídico denominada Legal Technology o, en forma abreviada Legaltech, permite optimizar y automatizar distintas tareas lo que revierte en un desempeño más eficiente gracias al ahorro de tiempo y costes de gestión por lo que dominar el manejo de herramientas digitales, como los programas de Machine Learning, gestión de documentos o analítica de datos, aporta un valor añadido para afrontar con éxito los desafíos y aprovechar las oportunidades que tiene incorporar las nuevas tecnologías en cualquier bufete de abogados. 

Marketing legal 

En un mercado dominado por la competitividad y la comunicación digital, los despachos necesitan desarrollar una marca personal distintiva y tener presencia online. Las competencias digitales combinadas con nociones de marketing específicas del sector legal contribuirán a promocionar los servicios de forma más efectiva, generar nuevos clientes y proporcionarles una mejor atención. 

Networking 

Como dijimos al principio, si algo caracteriza a la profesión de abogado es la constante de tener que estar al día en todas las novedades y reformas legales. Una de las formas más eficaces para conseguirlo es asistiendo a congresos, participar en foros legales online y redes sociales, unirse a asociaciones profesionales o cualquier otra práctica de networking que favorezca el contacto con otros profesionales y compañeros de ejercicio. 

Habilidades blandas

Bajo la denominación “habilidades blandas” estarían todas aquellas aptitudes distintas de los conocimientos técnico-jurídicos, pero que son fundamentales para un abogado. Entre estas habilidades destacan la comunicación efectiva, las dotes de persuasión, la capacidad de negociación para alcanzar acuerdos ventajosos para sus clientes y resolver conflictos en vía extrajudicial o saber llevar una buena organización para cumplir con diligencia los plazos y señalamientos.  

Adaptación

En un mundo sometido a cambios constantes, respecto a lo que el sector legal no es precisamente ninguna excepción, dedicarse a la abogacía exige mantener la ambición por querer aprender y estar siempre al día de las nuevas regulaciones y de las últimas tendencias de esta profesión que, sin duda, permite desarrollar una carrera laboral plena y duradera. Como dijo Darwin, aquí tampoco sobreviven los más fuertes, sino los que mejor saben adaptarse.